La dificultad de trasmitir los sentimientos

Cartel ALEGRIA TRISTEZA

Alegría Tristeza
Ibon Cormenzana
2018

Marcos es padre y bombero, pero, después de una fatídica experiencia, sufre estrés posttraumático y pierde la capacidad de reconocer en él mismo y en otras personas los sentimientos. Ya no es capaz de relacionarse como antes con sus amigos y sus amigas, e incluso por su hija, Lola, pierde todos los sentimientos y su relación es fría y vacía.

Escrito por: Laura López

Es bastante complicado basar una película en las emociones. Plasmar en imágenes algo tan subjetivo y abstracto siempre requiere mucha habilidad por parte tanto del director como de actores y actrices, pero en este caso, gracias básicamente a los segundos, se consigue.

 

No es un film que transmita mucho sentimiento porque el guion no acompaña; deja muchas cuestiones para tratar, puesto que solo presenta unos hechos, pero no profundiza. El peso de transmitir los sentimientos recae en los actores y las actrices, que sí consiguen llegar al espectador. En cuanto al tratamiento del trastorno, sabemos que el protagonista tiene este problema y sabemos por qué se desencadena, pero en realidad no se explica suficientemente en que consiste.

 

alegriatristeza1

 

La película se centra más en la recuperación de Marcos. Después de mentir para volver al trabajo y ser la causa que se desencadene un accidente grave, firma una autorización para ingresar en un centro psiquiátrico. Allí conoce a Luna, una doctora que la ayuda a recuperar una parte de sus emociones, y también conoce otros internos e internas. Cuando se encuentra en este centro se ve un poco la relación con sus compañeros y compañeras, pero la atención se centra sobre todo en las sesiones con el la doctora jefa que lo trata. La trama se resuelve bastante repentinamente en los últimos diez minutos, cuando sale del centro y vive una situación estresante con su hija que lo hace reaccionar.

 

alegriatristeza2

 

En general es una película muy plana. Sí que transmite sentimiento gracias a las actuaciones, sobre todo de Marcos y Lola, pero, como punto negativo, el guión se queda bastante corto y el peso argumental se deja en manos de los silencios que se crean en las escenas y a través de los flashbacks. Se echa de menos un guión mucho más profundo y trabajado que ponga de relevo la importancia del trastorno.

 

El punto positivo es que no hay manipulación sentimental, no se utiliza el trastorno para hacer una película superflua y llena de estereotipos; al contrario, tanto el tratamiento del trastorno como el de la situación en el centro psiquiátrico son muy respetuosos y no caen en la banalización. De hecho, este aspecto y las actuaciones hacen que el film sea recomendable, aunque no para recordar.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail