"Sufrí la primera crisis de ansiedad, de pánico y fobias con 18 años"

Ricard Ustrell

Entrevista a Ricard Ustrell

 

Ricard Ustrell (Sabadell, 1990) está haciendo una carrera meteórica. Con 28 años ha sido presentador de El Suplement a Catalunya Ràdio y del Preguntes Freqüents en TV3, y ahora es director de el programa Quatre Gats, también en TV3, colaborador de El Periódico y la SER Catalunya, y en septiembre estrenará el magacín diario de actualidad Planta Baixa. Hace un año sufrió un ataque de ansiedad que lo llevó a un cambio personal y profesional. Ahora que lo ha hecho público, explica que una de las claves para estar mejor ha sido "entender que toda la responsabilidad nunca recae sobre uno mismo".

 

Escrito por: Laura López
Fotografías: CCMA

 

La otra etiqueta: #vulnerable

Has hecho público que hace un año pasaste por un episodio de ansiedad. ¿Por qué no lo hiciste antes?
Hace un año no era el momento, porque fue un año muy complicado. Tomé muchas decisiones sobre mi vida personal y profesional y, como estaba tan expuesto mediáticamente, mucha gente que me sigue no lo acabaría de entender. Había mucha gente que cuando dejé El Suplement me paraba por la calle y me decía que a partir de ahora no sabría qué hacer los sábados, y yo pensaba que era una gran responsabilidad y sentía una presión añadida. Dejé el trabajo porque me sentía acorralado y lo que me pasaba me dominaba, y me veía incapaz de seguir con la radio.

 

¿Y que te ha llevado a hacerlo público ahora?
Cuando acabé la temporada a Quatre Gats pasé dos meses en Nueva York e hice como un reset sin preverlo. Allí me surgió una necesidad de escribir lo que había vivido y de ordenarlo; y, raíz de ver el documental Sé valiente de Brené Brown en Netflix sobre la vulnerabilidad, quedé muy atrapado por lo que reivindica y pensé que, puesto que estaba escribiendo todo esto, quizás tendría que darle un poco de forma y explicar que ser vulnerable no es tan malo. Y al volver di el paso  y publiqué el artículo. 

 

¿Cómo ha reaccionado tu entorno cuando lo has explicado?
Me he encontrado con muchísima gente que me ha escrito acompañándome y dándome un apoyo que no esperaba. También me he dado cuenta que seguramente todos y todas nos vemos un poco afectados por la sociedad que estamos creando y tenemos miedo de hablar. He recibido comentarios preciosos de personas que desnudan sus sentimientos, y es muy fuerte que tengan esta confianza y hayan conectado tanto contigo.

 

"Cuando empecé  a medicarme y a ir al psicólogo, me dijo que me recetaba dejar la radio"

 

¿Por qué crees que te ha pasado?
Yo soy de una manera que a menudo me afectan mucho las cosas de fuera. Cuando eres activo mediáticamente mucha gente te escribe mensajes muy desagradables en las redes sociales, recibes amenazas de muerte a veces, y todo esto yo siempre lo he vivido con un tipo de chulería, pero quizás es un error. A veces te pones una máscara para intentar ser fuerte y hacer ver que no te afecta y esto va acumulándose. También sientes presión porque hay gente que depende de ti si continúas trabajando o no el año que viene, y ves que en la empresa donde trabajas intentan hacerte la vida imposible en muchos aspectos. Hay un momento en que esto se transforma en un pánico terrible a volver a hacer radio. Tenía un agotamiento terrible, y no me podía mover. Es sobre todo una presión muy fuerte, y una fobia hacia ti mismo; también sentí temblores, me ahogaba, perdía el control, tenía la sensación que mi cabeza iba a una velocidad que no controlaba.

 

¿Cómo viviste este episodio?
La ansiedad es una emoción que te cambia la vida y el entorno, no te identificas contigo mismo, no te sientes dentro de tu cuerpo. Te descontrolas, y esto es fatal sobre todo cuando estás haciendo una cosa que has hecho toda la vida y que dominas mucho. Sufrí la primera crisis de ansiedad, de pánico, y tuve también fobias, cuando hice 18 años. Justo coincidía que estaba trabajando en tres radios (en Radio Sabadell, en RAC1 y en Catalunya Ràdio) y al acabar el esfuerzo de hacer la selectividad estallé de agotamiento. Pero tenía 18 años y pensaba que era normal. Aquello era una señal de lo que tendría que haber aprendido, y diez años más tarde ha vuelto. La sensación más desagradable ha sido recordar una cosa que hacía diez años que había vivido, que dejé pasar sin darle más importancia y que era muy desagradable.

 

Tu problema de salud mental se inició cuando trabajabas en El Suplement. ¿Crees que te ha ayudado un cambio profesional, ahora que haces Quatre Gats y que colaboras en diferentes medios?
Cuando tuve la crisis de ansiedad estuve tres semanas en la cama porque no me podía mover. Cuando empecé  a medicarme y a ir al psicólogo, me dijo que me recetaba dejar la radio y le dije que no podía, y me contestó que por esto tenía que dejarla. "No hay nada que no puedas dejar, y no hay nada que te pueda dominar tanto." Cuando me dijo esto volví a tener un ataque de ansiedad. El problema en realidad era mío, tenía muchos pensamientos negativos sobre mí mismo, mucho insomnio, mucho mareo, respiraba muy rápido. Soy una persona muy activa, pero entre el hecho de que esto que te pasa no está bien y que tú eres de una manera hay una barrera muy fina.

 

Ricard Ustrell 2

 

Y ahora ¿en qué punto estás?
Ahora estoy trabajando en muchas cosas y estoy muy contento, y tengo mucha más responsabilidad y presión que hace un año, pero el que ha cambiado soy yo, porque ahora lo vivo como una corresponsabilidad. Una de las claves es entender que toda la responsabilidad nunca recae sobre uno mismo, y que a veces nos creemos más importantes de lo que somos. Yo pensaba que mi cabeza tenía que controlarlo todo, y esto es muy enfermizo. 

 

A raíz del Preguntes Freqüents y siendo muy joven has conseguido mucha notoriedad, cosa que suele comportar más trabajo y también más presión. ¿Crees que esto también ha afectado tu salud mental?
Totalmente. Pasé de hacer un programa a la radio que tenía muchos oyentes y a ir por la calle tranquilo, a salir a la calle y todo el mundo me paraba y me preguntaba cosas. Nadie está preparado para afrontar esto. En el mundo del periodismo hay mucha envidia, y ser joven y tener estas cosas no gusta a mucha gente. Y por el camino también hay gente que te decepciona. Una de las lecciones que he aprendido este año es que no puedo caer bien a todo el mundo, y que no pasa nada. También he aprendido a confiar mucho en la gente, pero quien no merece la pena no hace falta que esté cerca.

 

¿Cómo gestionas todo el trabajo que haces para tener controlada tu salud mental?
Es lo que estoy aprendiendo ahora, a diferenciar lo que es un momento de estrés normal de un momento anormal para mí. Es muy complicado, porque siempre sabes que hay una tendencia en ti que te lleva hacia un lugar, pero la clave es identificarlo. Desde enero que no me medico, pero hasta enero he estado medicándome cada día, y mucho. Ahora ya no, y estoy muy contento por cómo me ha ido hasta ahora. Es un momento en el que hay que estar alerta, tengo la sensación que no puedes desconectar nunca, que tienes una cosa dentro que sabes que la tienes que mirar, y que si la dejas de mirar se acercará algo más a ti. Aquí también hay la idea que, cuando tienes un pensamiento que no se corresponde o que es exagerado, hay que intentar neutralizarlo. El gran trabajo es conocerse mucho a uno mismo. Pensaba que controlaba, pero hay otro Ricard que se ha reivindicado y dice que si no le haces caso te acabará liquidando, y prefiero llegar a un pacto con este Ricard, ir a medias, que no hacer ver que no está.

 

"Cuando tuve la crisis de ansiedad estuve tres semanas en la cama porque no me podía mover"

 

A raíz de vivir esta experiencia, ¿cuál es ahora tu opinión sobre las personas que tienen trastornos de salud mental?
El tema de la salud mental lo había tratado en la radio alguna vez y recuerdo que tenía la sensación que el estigma realmente era muy grande, porque cuando hay una dolencia física es muy evidente pero con los trastornos de salud mental, como aparentemente no existen, hay estigma y menosprecio hacia estas personas. Hay un tabú enorme y las personas que lo sufren no tienen ninguna visibilidad ni ninguna oportunidad como la que he tenido yo. Me sentía obligado a hacerlo público porqué si no sería irresponsable cabe estas personas.

 

Los medios de comunicación tienen un papel muy importante en la imagen que se crea de la salud mental. ¿Crees que ayudan más a estigmatizar o a desestigmatizar?
Es muy importante el lenguaje. Decir que una persona tiene un problema de salud mental, no que está enferma, ya cambia mucho. Tenemos que vigilar muchísimo donde hacemos hincapié, si en la dolencia o en la persona. De las cifras sobre salud mental tampoco se habla mucho, en los medios. Tenemos que pensar que ir al psicólogo o la psicóloga es muy normal y que los medios tienen una responsabilidad brutal para cambiar esta idea.

 

Hay muchas personas que están pasando o que han pasado por el mismo que tú. ¿Qué ls dirías desde tu experiencia?
El momento en el que me sentí mejor es cuando me hice acompañar de profesionales. Me daba una pereza terrible, y pensaba que qué tenían que saber de mí y cómo tenía que explicar lo que me estaba pasando cuando yo mismo no lo sabía. Cuando alguien tiene pensamientos que le pueden hacer más mal que bien, lo que tiene que hacer es dejarse ayudar, porque si se coge con un cierto tiempo y espacio te dará una calidad de vida brutal. Por lo tanto, que no haya miedo, es una cosa muy normal, lo único que hace falta es dar el paso.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail