"Mucho cuerpo sano, mucho fitness, pero luego no cuidamos nuestra mente"

Candela 3

Entrevista a Candela Antón

 

Candela Antón (Barcelona, 1994) es actriz, conocida por su papel de Berta en la serie Merlí. Actualmente también es profesora en La Contracultural, un estudio de formación de actores y actrices y experimentación teatral que inició con su pareja. La entrevistamos por videoconferencia durante la cuarentena del Covid-19, en un periodo en el cual, a pesar de ser psicológicamente duro, nos dice que hace "pequeños simulacros de vida cotidiana" para no perder el contacto con el día a día.

 

Escrito por: Meritxell Vilanova
Fotografías: Eulàlia Prat

 

La otra etiqueta: #fluctuante

Hoy ya hace una semana que empezó el confinamiento a causa del coronavirus. ¿Cómo estás llevando este periodo?
Es un hecho muy curioso, realmente. Yo no había vivido nunca nada similar, y pienso que mucha gente tampoco. Estar encerrada tantas horas en casa cuesta; a mí me gusta mucho tomar el aire, necesito tomar el aire tanto como hacer vida social, ir algún lugar fuera de Barcelona, pasear… Intento ir pensando en las cosas de una en una, despacio, leer, pensar, escribir, doy clases a mi alumnado telemáticamente… Toca reinventarse un poco.

 

En Merlí interpretabas Berta, una joven que no acababa de encontrar su lugar y se sentía bastante incomprendida. ¿Crees que este es el caso de jóvenes de hoy en día, y que esto les puede provocar malestar?
Totalmente. Yo lo veo en mi alumnado, a quién nadie pregunta cómo están, qué les pasa. Son chicos y chicas de 14 años hasta 20. Nadie les ha preguntado nunca cómo están, cómo los hacen sentir las cosas: siempre los alejan del epicentro de todas las cosas que suceden, como si no estuvieran preparadas para saber, pero tampoco les dejan hacer sus lutos ni sus procesos. Veo que esta incomprensión es bastante generalizada, no creo que sea un caso aislado. Creo que se manifiesta de formas muy diferentes, también en Merlí. En el fondo todos los personajes tenían un trazo de incomprensión, cada cual de una forma diferente. Tengo alumnos que parece que todo los vaya superbien pero después tienen una situación en casa que no pueden gestionar o que les pesa mucho en el ánimo.

 

Uno de los otros personajes de la serie, Ivan (interpretado por Pau Poch), sufría agorafobia. ¿Cómo crees que trataba la serie el tema de la salud mental?
Yo creo que la serie estuvo bastando comprometida con este tema. El mismo Pau Poch se estuvo informando muchísimo, fue a conocer pacientes que sufrían agorafobia. No lo quiso tratar a la ligera como alguien que no puede salir de casa y ya. Creo que se trató con mucho de tacto. Una parte muy importante de hacer que los trastornos de salud mental estén más normalizados es tratarlos tal como son, no mitificarlos ni tratarlos de una forma arquetípica, sino realmente meternos en el centro.

 

"Actuar tiene un componente de exorcizar las emociones, por tanto creo que me ayuda a encontrarme más en el medio"

 

Merlí tuvo un impacto mediático muy fuerte, y de hecho ahora incluso se puede encontrar en Netflix. ¿Cómo llevaste este reconocimiento en tu día a día?
Al principio fue muy guay, porque en el fondo fue todo el reconocimiento del recibimiento del trabajo que habíamos hecho, muy gratificante, con mucho afecto y mucho amor. Poco a poco se va haciendo grande y no te lo esperas. Personalmente, quizás yo no tenía los mecanismos para gestionarlo. No digo que sea malo, pero es bastante impactante en la personalidad, porque de golpe es mucha la atención de gente que realmente no te conoce, que se piensan que sí que te conocen, pero no. Hay una cierta alienación. Creo que tienes que estar muy bien puesta, y yo en aquel momento era muy joven y a ratos no lo supe gestionar.

 

Eres muy activa en las redes sociales. Supongo que debes de recibir comentarios positivos, pero también negativos. ¿Cómo gestionas esta parte de crítica?
Cada cual es libre de dar la opinión que quiera, en el fondo nos exponemos en las redes y es lo que hay. Por otro lado, me sorprende mucho que puedas recibir dos millones de comentarios buenos, pero tienes uno malo y todos los demás pierden el valor. Siempre predomina la parte negativa. Esto dice bastante de como, en general, nuestra cabeza tiende a ver mucho más en negativo que no en positivo. Después relativizo y pienso que en el fondo mis redes no me representan, no son mi vida, es una proyección vacía de lo que es una vida, es como un avatar, una virtualidad de mi vida.

 

En 2018 pones en marcha La Contracultural, un estudio de formación de actores y actrices. Con qué faceta te quedas, ¿con la de actriz o la de profesora?
Buena pregunta. ¡Con las dos! Sin ser actriz no podría ser profesora, al menos en una cosa tan vivencial como es la interpretación. Me gusta muchísimo dar clases: creo que la educación es el potencial más grande para cambiar el mundo. Mi pareja, con quien llevo el estudio, y yo creemos en el hecho de dar a la juventud al cual enseñamos no solo conocimientos de interpretación y de dramaturgia, sino también capacidad de reflexión, de poner en entredicho el mundo que lo rodea, de crear sus propias realidades en vez de aceptar las ajenas como las únicas verdaderas. Hace un par de años que tengo estos alumnos y los he visto cambiar como seres humanos y hacerse flores, y esto no tiene precio. Pero claro, si me dices ponerme en un escenario, ¡esto tampoco tiene precio! (Ríe) También es una vida pura, el hecho de poder analizar la humanidad de una forma vivencial y desde la experiencia, ser viva, latir de una forma absoluta, con esta certeza de ser humano… ¡No sabría decirte!

Candela 1

¿Qué te aporta cada una?
Con la de profesora me quedo con ver seres humanos crecer y aprendiendo a apasionarse por el mundo. Con la de actriz me quedo con lo absoluto del tiempo cuando estás en el escenario, solo existe el momento presente exacto. 

 

El trabajo de actriz implica muchas emociones. ¿Cómo lo haces para mantener un equilibrio emocional en el día a día?
Creo que de base soy una persona que en general tiende a los extremos, por lo tanto tengo que hacer un sobreesfuerzo para equilibrarme. Actuar tiene un componente de exorcizar las emociones, y por tanto creo que me ayuda a encontrarme más en el medio. Esta posibilidad de expresar sin barreras cualquier emoción encima del escenario me permite sentirme más equilibrada en mi vida.

 

¿Crees que el tema de la salud mental, entre los jóvenes, es tabú o que, directamente, no se habla?
No se le da suficiente importancia, pero en ningún colectivo. Debe de haber muchos trastornos de salud mental que son hereditarios o que son inevitables, pero creo que con una buena educación emocional podríamos evitar algunos casos, por lo que he visto en mi entorno. Creo que a veces vivimos con mucha tensión, y esto no ayuda a hacer que la mente pueda fluir. Creo que tendríamos que estar todos más familiarizados, porque es una cosa que puede pasarle alguien muy próximo tuyo. Tengo un tío que tiene esquizofrenia, y es una bellísima persona, y lo sufre. Es una parte de la sociedad que también nos configura, y por desgracia en cualquier momento te puede tocar a ti. Hay que saber que tampoco es tan definitorio ni tan grave. Creo que estaría bien que todo el mundo fuera más consciente que la mente también tiene complicaciones. Mucho cuerpo sano, mucho fitness, pero después no cuidamos nuestra mente. No es tan complejo.

 

"Estaría bien que todo el mundo fuera más consciente que la mente también tiene complicaciones"

 

A veces, las personas con trastorno de salud mental utilizan la interpretación como herramienta terapéutica. ¿Crees que es una buena herramienta?
Totalmente. La interpretación es súper asociativa. Puede parecer lo contrario, porque en el fondo dejas de ser tú para ser otra persona, pero no entendemos que el proceso es inverso: si tú no eres tú, no puedes ser otra persona. Si no estás asociada con tu realidad humana, con el hecho de estar aquí y ahora, no puedes actuar; por tanto, requiere una parte asociativa que ayuda mucho que hacer que la mente se alinee con el cuerpo.

 

¿Qué consejos ls darías?
Hacer ejercicios que nos junten lo ninguno y el cuerpo. Por ejemplo, hay un ejercicio de un teórico japonés que se llama "Entre el cielo y la tierra", donde has de sentir que eres una bolsa de agua y que despacio te dejas caer y subes. En el fondo es un ejercicio que apela a la cabeza, a la imaginación, pero a la vez es una vivencia física. También recomendaría mucha respiración, tomar conciencia del espacio que ocupan nuestro cuerpo y nuestra energía.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail