“No seguir el ritmo del paciente es un acto de agresividad”

El Psicodrama es una técnica que deriva de la Psicoterapia que se puede definir como “la capacidad de verte a ti mismo desde fuera”. Normalmente se divide en tres fases: “caldeamiento, dramatización y comentarios” y lo más importante es “poner a la persona en acción”.

Patricia Boixet 01 copia

Escrito por: Laura López

 

Patricia Boixet, Psicóloga, psicodramatista, coach y actriz

 

Se ha hablado mucho del Psicodrama, pero ¿podría dar su visión personal sobre su significado?
Jacob Levy Moreno dijo: “Yo me sacaré mis ojos, tú te sacarás los tuyos. Yo pondré los míos en la cuenca de los tuyos, y tú pondrás los tuyos en la cuenca de los míos. Y así tú me podrás ver con mis ojos y yo te podré ver con los tuyos”. El Psicodrama va más allá de la empatía, es que yo te veo, me pongo en tu lugar y en tu situación y me doy cuenta de lo mal que lo estás pasando. Es la capacidad de verte a ti mismo desde fuera.

 

¿Cuál suele ser la temática de las sesiones de Psicodrama?
La temática siempre es como surja, no está predeterminada. En la etapa de comentarios, los que no son el actor principal participan aportando lo que más les ha tocado de la historia del protagonista en su propia experiencia. El grupo va resolviendo y yo como directora a veces ni intervengo.

 

¿En qué partes se divide una sesión de Psicodrama?
En  el Psicodrama hay tres fases: caldeamiento, dramatización y comentarios. Hay una etapa en que el caldeamiento es inespecífico. Lo que haces es ponerlo todo en la olla, los pones en la acción y vas viendo cuál es el emergente de ese grupo. Entonces aparece un protagonista y se trabaja con esa persona. Y el emergente grupal no deja de ser un emergente de todo el grupo de personas que está trabajando con esa escena. Así, en la etapa de comentario, todo el mundo aporta lo que le ha llamado más la atención de todo lo que ha pasado el protagonista en el escenario. Lo importante es poner a la persona en acción, que se vea a sí mismo, y para eso utilizamos muchísimas técnicas de cohesión grupal.

 

Boixet2

 

Cuesta un poco imaginarse el trabajo que realiza, ¿cómo es exactamente una sesión de Psicodrama?
En una sesión individual, la persona llega y te explica cómo le ha ido la semana y tú le preguntas: ¿cómo expresarías lo que me estás contando con tu cuerpo? Entonces el yo auxiliar lo reproduce y después le dices al paciente que le ponga palabras a lo que ha hecho con su cuerpo. Además le puedes poner música para que entre en movimiento y normalmente hay una descarga emocional, va creando formas y va buscando vías diferentes de expresarse. Después de una escena puede que le venga alguna imagen de su vida, entonces vas tirando del hilo. Quizá en una Psicoterapia normal el paciente nunca hubiera hablado de la imagen de su vida de la que ha hablado en la sesión de Psicodrama.

 

¿Todas las personas que participan en una sesión de Psicodrama tienen que tener el mismo problema o patología?
Se puede juntar a personas con diferentes problemas, no hace falta que todos tengan los mismos. Además, es bueno porque la parte sana de una persona es diferente a la de otra y eso ayuda al grupo. Lo importante es crear vínculos sanos. Nos gusta trabajar con patologías muy diferentes porque los pacientes pueden ver claramente el problema del otro, todo el mundo hace de espejo. Y es sano para ti ver que, aunque tengas un problema, el problema que tiene otra persona no lo tienes tú porque puedes darle soluciones para ayudarle con su problema.

 

¿Cuál es la diferencia entre una sesión de grupo y una individual?
Para trabajo individual caldeas al paciente para ver qué dice. Lo que haces es crear situaciones reales con una serie de técnicas para no quedarte en el discurso que te da el paciente. El paciente cuando te viene a ver ha intentado resolver su problema por todos los medios. Con el Psicodrama pones a la persona en acción lo más real posible. Creas un espacio, que es el escenario, con una serie de técnicas y siempre con el yo auxiliar para acceder a esa situación con formas, como una especie de roll-play. Lo que haces es trabajar muy bien la metodología para no inferir, no colocas nada tuyo. El yo auxiliar tampoco pone nada suyo, solo hace de pantalla, de espejo.

 

¿Existe alguna diferencia entre hacer Psicodrama con personas con trastornos a hacerlo con personas que no los tengan?
La única diferencia es que hay que hacer una terapia individual más larga y que el paciente esté medicado y compensado porque sino no procesa la información.

 

Ahora la propuesta que ofrecéis es el Psicoart en una obra de teatro sobre el maltrato, es decir, realizáis una obra de teatro con un enfoque terapéutico y mezclada con Psicodrama, ¿cómo surgió este proyecto?
La primera vez que estrenamos la obra de teatro llegó desde la alegoría al clown, eran escenas realistas, una tabula rasa donde cada uno ponía sus contenidos. Se puso voz en off de forma experimental para que cada uno le pusiera cara al maltratador. Después del teatro hicimos una charla enlazando con la obra y la gente no se quería marchar, todos comenzaron a contar sus historias. Así que me vi obligada a hacer un foro psicodramático. La obra está concebida como la parte de caldeamiento y después se trabaja la escena con el protagonista. Ahora queremos representar ‘La puerta cerrada’ de Sartre sobre las relaciones interpersonales. También queremos hacer teatro espontáneo, que el público escoja los temas y los represente.

 

Danza 2

 

También utiliza música en las sesiones.
La música se trabaja en Psicodanza, que es una técnica del Psicodrama, y que va muy bien para personas con fibromialgia, por ejemplo. Pero hay que tener mucho cuidado con la música porque dirige. Depende del tipo de música que pongas la gente estará de un humor o de otro. Hay que esperar a ver cómo está el grupo para poner la música que más se identifique con su estado en ese momento. En Psicodanza se utilizan además muchos elementos intermediarios como telas.

 

¿Es normal que la gente mienta al contar su historia en una sesión de Psicodrama?
La gente no miente, vende su historia. Si miente es que se cree sus mentiras. La mentira siempre se acaba pillando porque llega un momento en que la persona se contradice. Cuando tiras del hilo siempre hay una paradoja, una contradicción en su discurso. Además, las mentiras que nos contamos a nosotros mismos son diferentes de las que le contamos a los demás.

 

¿Cuál es la relación entre el yo auxiliar y el director?
El yo auxiliar es como una herramienta del director para contactar con el grupo. El director lo mejor es que se quede lo más distante posible. Entonces el yo auxiliar conecta con el grupo emocionalmente. Tiene que reproducir lo que hace el protagonista sin añadir nada propio para que le sirva de espejo al protagonista. Por eso es importante que el yo auxiliar tenga una formación psicoterapéutica y actoral muy importante. Tiene que tener más bagaje actoral que el director y el director tiene que tener más formación de lectura de formas. Yo lo que recomiendo es que el director lleve muchas horas de yo auxiliar y que tenga mucha práctica leyendo formas.

 

¿Existe algún límite de personas para poder realizar una sesión de Psicodrama?
En un encuadre de Psicoart puede haber 30 personas. Lo importante es que puedas cerrar el tema que has abierto. La típica persona que llora es mejor no cogerla porque no cerrarás la sesión, y es importante que se cierre. La duración ideal son dos horas y es importante que esté abierta de tiempo al final. Tres cuartos de hora de obra y dos horas de foro es lo ideal.

 

Ahora está muy de moda el Coaching, ¿tiene mucha relación con el Psicodrama?
El Coaching se suele utilizar en empresas y está muy relacionado con el Psicodrama. Les haces representar lo que hacen en su trabajo y ellos mismos se dan cuenta de que hay cosas que no hacen bien y después en el foro proponen soluciones. Como estás jugando la gente se suelta. También se aplica a las escuelas, donde normalmente no se mezclan adultos con niños. Aunque una vez hice un experimento en Madrid en el que había niños con sus padres y trabajábamos la mejor y la peor escena de la semana. Cogí la peor escena de uno de los niños y la trasladé a la empresa con adultos.

 

auenjaula

 ¿Es difícil tratar con adolescentes?
En el caso de adolescentes, trabajo sesiones con el adolescente y después con los padres. Cuando el adolescente ve lo que ha hecho desde fuera comprende cómo se sienten sus padres ante esa situación. Y le puedes preguntar qué solución le pondría a esa situación si él fuera el padre o la madre, y la mayoría dicen que la solución es la misma que han aplicado sus padres. El adolescente entiende que a lo mejor sus padres no lo están haciendo muy bien, pero que es la única solución que han sabido darle a esa situación.

 

¿Y con una pareja?
Normalmente se trabaja con un yo auxiliar hombre y un yo auxiliar mujer para que puedan ver cómo son y lo que hacen. Tú puedes ver muy claro el problema que tiene la pareja pero no puedes decir nada, tienen que darse cuenta ellos mismos. Tienes que dejar que todo siga su curso, y si no se dan cuenta del problema en la primera sesión será en la quinta. No seguir el ritmo del paciente es un acto de agresividad. Yo siempre voy por detrás, nunca digo lo que tiene que hacer un paciente porque él ya sabe lo que tiene que hacer, lo que pasa es que no lo ve. No juzgo nada.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail