Covid y salud mental: si no es ahora, ¿cuándo?

saludmentalcerebbroA partir de la Covid muchas personas, algunas por primera vez, han sentido el sufrimiento psicológico intenso y, a veces, síntomas persistentes de insomnio, de angustia, de desconfianza, de sentimiento de vacío y desesperanza.

 

Escrito por: Inmaculada Pinar y Enric Arqués, Codirección General de Fundació Joia

 

Estamos ante un incremento extraordinario de los factores de riesgo que afectan negativamente la salud mental: parada en los proyectos de vida, la precariedad laboral, la soledad y los efectos de la distanciación social, la pérdida de personas queridas y, en especial, la incertidumbre sobre lo que vendrá. Estos factores afectan todo el mundo, todas las edades y todas las situaciones. Desde gente que no tenía ningún problema de salud mental hasta las personas que ya estaban en proceso de tratamiento y de recuperación y que se han visto muy afectadas.

 

No hay ninguna duda de que la pandemia es también una pandemia de salud mental. Lo alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando dice: "Ya estamos viendo las consecuencias de la pandemia de Covid-19 en el bienestar mental de las personas, y esto es solo el principio. Salvo que nos comprometemos seriamente a aumentar la inversión en salud mental ahora mismo, las consecuencias sanitarias, sociales y económicas tendrán un gran alcance".

 

Hace meses que desde diferentes actores del ámbito de la salud mental de Catalunya se alerta que la pandemia nos encuentra con los deberes por hacer, una situación que se arrastra desde hace muchos años, un retraso histórico y casi crónico. Muchos procesos de mejora y de refuerzo de los servicios de salud mental quedaron pendientes desde 2017, cuando se calculaba un incremento de 70.000.000 de euros para el sector.

 

Lo que es urgente no deja paso a lo que es importante, y en la situación actual nos tememos que la emergencia tampoco está dejando lugar a la urgencia. El abordaje de salud mental en la pandemia es urgente y las últimas comunicaciones dejan claro que el ámbito de la salud mental no está entre las prioridades. El incremento de recursos del Departamento de Salud previstos por el año 2021, si no se modifica, es solo de 6.700.000 euros. Un incremento totalmente insuficiente si tenemos en cuenta el retraso pendiente y la situación que la Covid está generando. Este incremento tan limitado se dirigirá principalmente a propiciar que los servicios ambulatorios de salud mental apoyen a la atención primaria de salud para abordar los problemas menos graves y de nueva aparición.

 

El incremento es tan escaso que no permite abordar el refuerzo y la mejora que ya estaba prevista para el 2018 y el 2019 de los servicios de salud mental ambulatorios, ni de los servicios de rehabilitación comunitaria. Es decir, no habrá ningún incremento para abordar las situaciones de las personas con problemas más graves y que ya estaban en tratamiento y en proceso de recuperación.

 

La Covid ha afectado todo el mundo y ha afectado las personas que estaban en proceso de recuperación. La situación es muy preocupante, y en algunas franjas de edad, como los adolescentes y los jóvenes, todavía más. Un incremento de los recursos tan escaso no es aceptable. Si no es ahora que se hace el esfuerzo y se prioriza la salud mental, ¿cuándo se hará?

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail