Mujeres, micromachismos y salud mental

repordones portadaEn la sociedad patriarcal en la cual vivimos encontramos micromachismos en muchos ámbitos y muchas situaciones del día a día. El micromachismo impacta en las mujeres que sufren un trastorno de salud mental con una doble opresión: la que supone tener un problema de salud mental y la que reciben por el hecho de ser mujeres. Con ocasión del Mes de la Mujer, nos encontramos con tres mujeres portavoces de Obertament para conocer de primera mano algunas de estas situaciones.

Escrito por: Meritxell Vilanova

 

Desde la plataforma de lucha contra el estigma en salud mental Obertament se habla de varias líneas de doble opresión que se sufren debido al género, añadido a un diagnóstico de salud mental. A grandes rasgos, indica Obertament, esto se traduce en el hecho que se sufre en mayor medida un trato injusto, sobreprotección, burlas, insultos e intromisión. Entablamos conversación con Leyre, de 23 años, con Mayte, psicóloga de 53, y Marta, de 41, las tres portavoces en primera persona de Obertament.

 

Familia
Según el estudio de Obertament «El estigma y la discriminación en salud mental en Cataluña 2016», un 56,2% de las mujeres diagnosticadas con un trastorno de salud mental han recibido trato injusto en el ámbito de la familia, pero en mujeres menores de 30 años el porcentaje llega hasta el 64,3%. En los hombres, el porcentaje es del 44,8%.

 

La sobreprotección y el control por parte de la familia son habituales entre las mujeres con trastorno de salud mental. «Mi madre me ha ocultado cosas que podrían ser un poco negativas. Para mí es peor, y cuando lo hace me enfado, pero para no preocuparme y por sobreprotección no me lo dicen», explica Leyre. Dice que tiene una hermana 8 años mayor, y que es a ella a quien el padre y la madre recurren cuando tienen algún problema relacionado con la tecnología, a pesar de que Leyre ha estudiado Informática y tiene más facilidad que no su hermana. A pesar de que ya hace dos años que Leyre no vive en casa y su hermana sí, «depende casi totalmente de ellos. Por qué soy yo la persona dependiente, ¿entonces? Aunque mis padres me entienden y me escuchan cuando los doy razones, es como si necesitaran cuidarme porque tengo un problema de salud mental», añade.

 

Esta sobreprotección puede ser muy contraproducente. Es el caso de Marta, que explica que se encontró muy sobreprotegida y que eso, pasados los peores años de su trastorno, «ha hecho que me costara más arrancar. También es cierto que en su momento me iba bien, no sabíamos como hacerlo. No culpo nadie». Mayte todavía pone otro tema sobre la mesa: «A las mujeres tan pronto nos maltratan como nos sobreprotegen, y eso al final es otro tipo de maltrato. Te sacan la posibilidad de desarrollarte, la capacidad de hacer las cosas como tú quieres, te cortan las alas... Yo creo que tiene mucho que ver con el tipo de sociedad machista en la cual vivimos. Discrimina las mujeres en todas partes, y también dentro de la salud mental».

 

repordones testimonimartaMaternidad
Marta quería tener una criatura. Cuando lo comentó a los médicos «me ponían muchos problemas, me encontraba con mucho estigma. Todo era información muy negativa. Me sobreprotegían». Todo lo que le fueron diciendo caló en ella y ha decidido que no será madre. Muchas mujeres con trastorno de salud mental que quieren ser madres se encuentran en la misma situación: el argumentario habitual pasa por la dificultad de adaptar la medicación durante la concepción y la gestación, la posible agravación del trastorno, la carencia de capacidades individuales o la predisposición genética, entre otros, según indica Obertament. Por suerte, la Marta no tuvo problemas con su familia. Explica que todo el mundo tenía muchas ganas de que hubiera una criatura y, «de hecho, cuando dije que ya no quería ser madre se decepcionaron mucho».

 

«Yo creo que si fuera un hombre no habría encontrado tantos problemas. Creo que me habrían dicho que es difícil, pero al final me habrían dejado en paz», afirma Marta. En cuanto a la vertiente más social de la maternidad y de los roles que comporta, «seguro que la reacción no es la misma cuando un hombre dice que quiere ser padre», dice. «No sé ni si lo hablaría con la psiquiatra, porque igual en este sentido no le aporta problemas».

 

Violencia de género
En cuanto a la relación de pareja, según la guía Investigación sobre violencia contra las mujeres con enfermedad de salud mental 2017 elaborada por la Federación de Euskadi de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEDEAFES), las mujeres con trastornos de salud mental tienen más riesgo de sufrir violencia de género por el aislamiento social, la falta de autonomía, la falta de recursos propios para defenderse y la menor credibilidad que les otorgan. FEDEAFES afirma que alrededor del 80% de las mujeres con trastorno de salud mental severo que han tenido pareja han sufrido violencia por parte de esta.

 

repordones testimonileyre
Leyre sufrió una agresión sexual. Explica que, en un parque cercano en el hospital de día del cual era usuaria, un chico se le acercó y «me agredió, me tocó, me hizo cosas». Cuando lo explicó a su psiquiatra del hospital «no me creyó. Esto que me pasó me afectó mucho. De hecho, dos días después me ingresaron por primera y única vez. Cuando expliqué lo que había pasado, lo que hicieron fue medicarme porque decían que estaba sufriendo un brote psicótico». La medicación le produjo epilepsia. El caso llegó a juicio y el mes de noviembre pasado lo ganó. Su agresor, que no era la primera vez que cometía una agresión sexual, confesó.

 

Ámbito sanitario
Cuando ponemos el tema sanitario sobre la mesa salen un montón de historias. No es de extrañar: según datos de Obertament, un 32,2% de las mujeres con trastorno de salud mental que van al hospital sufre trato discriminatorio, y un 33,5% de las que van a un Centro de Atención Primaria o ambulatorio también. Uno de los casos habituales es fijarse en la etiqueta del diagnóstico en salud mental cuando se tiene que atender la persona. «Hay veces que no te dan credibilidad», explica Mayte, «porque a las personas que tienen problemas de salud mental se las trata como si fueran criaturas, y las intentan proteger pero es como si no estuvieran. Toman decisiones sobre las personas con trastornos de salud mental sin tenerlas en cuenta».

 

Leyre añade que muchas veces, si no va con su madre, no le hacen caso. Tiene alergia y, a pesar de que en el pasado ha ido varias veces al médico para que le hicieran pruebas, siempre le decían: «Ya lo miraremos en otro momento». Le han llegado a decir que se lo inventa. Como prueba nos muestra una fotografía en su móvil con la cara claramente hinchada. A estas alturas todavía no sabe a que tiene alergia, pero después de mucho tiempo ha conseguido que le programen las pruebas. En alguna otra ocasión se ha encontrado que no le daban visita en el CSMA, y «uno de los motivos que me daban era que estaba muy nerviosa. Yo insistía en que me dieran visita, y como no lo hacían me ponía nerviosa», dice.

 

Ámbito laboral
Según datos de Obertament, el 56,8% de las mujeres con trastorno de salud mental se encuentra en el paro. El porcentaje de mujeres que ocultan el trastorno o lo habrían querido ocultar a sus superiores es más grande que el de los hombres: un 73,8%, ante el 57,2% de ellos. Jordi Formiguera, coordinador del servicio Itínere y Agente de Igualdad de Fundació Joia, explica que en el servicio Itínere de la Fundación durante el 2017 se han atendido más hombres que mujeres. «La crisis económica supuso la necesidad que muchas mujeres tuvieran que volver al mercado de trabajo o insertarse por primera vez para poder mantener la economía familiar», explica.

 repordones testimonimayte

Mayte se ha encontrado problemas a la hora de volver al mundo laboral. Le ofrecen trabajos en centros especiales de trabajo, pero acostumbran a ser trabajos sin necesidad de calificación. «Yo tengo una formación que no puedo utilizar. Parece que no está muy claro que las personas con discapacidad encajen en profesiones que traten con discapacitados a pesar de tener una formación. Hay sobreprotección», lamenta Mayte.

 

Jordi Formiguera explica que la experiencia desde el servicio Itínere es que «hay muchas mujeres que han estado fuera o han abandonado el mercado de trabajo al asumir las cargas familiares, y cuando quieren volver tienen más dificultades debido a su inactividad o su menor experiencia profesional», hecho que las convierte en las principales víctimas de la precarización laboral.

 

Lenguaje y expresiones en salud mental
En la conversación con activistas de Obertament ponemos sobre la mesa expresiones hechas por hombres. Expresiones como, por ejemplo, «¿Tienes la regla?» o «Eres una histérica». La inestabilidad emocional que se les presupone a las mujeres a menudo se relaciona con desajustes hormonales, puesto que son «la explicación a cualquier actitud que no sea la deseada por los hombres», opina Mayte, que añade que también ha oído comentarios sobre el hecho que los problemas de salud mental «parece que sean cosas de mujeres, porque ellas son así».

 

Ariadna Rogero, responsable de prensa de Obertament, menciona el sesgo de género que hay cuando se habla de violencia, como el caso de los tiroteos en los Estados Unidos: «Si el trastorno mental es la causa de aquella violencia, ¿por qué las mujeres con trastorno de salud mental no cometen este tipo de crímenes? Todo está muy instrumentalizado. Para el poder es mucho más fácil señalar personas con problemas de salud mental que empezar a hablar de problemas sociales reales», afirma.

 

Las portavoces de Obertament coinciden a opinar que las personas no acostumbran a poner mucha atención al lenguaje que utilizan, tanto el relacionado con el género como con la salud mental en general. «Las palabras construyen cosas y tenemos que acostumbrarnos a utilizarlas bien», concluye Mayte.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
Avinguda Josep Tarradellas, 19-21
08029 Barcelona
T. 93 452 04 67
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail