Prescripción social, el nuevo reto de los CAP para bajar el consumo de psicofármacos

prescripcio1Puede sorprendernos ir a una visita médica al CAP y salir con una prescripción donde no ha apuntado ningún medicamento, y donde en cambio nos han recetado el taller de yoga en el centro cívico, un club de lectura o el servicio de investigación de trabajo de una entidad del barrio. Este es el objetivo de los centros de salud en Catalunya para las personas que transmiten en la consulta malestar psicológico. Con la ya conocida Prescripción Social, la Atención Primaria quiere mejorar el bienestar de las personas vinculándolas más a la comunidad, y conseguir así bajar el consumo de psicofármacos.

Escrito por: Beatriz Castillo

 

Más comunidad y menos fármacos fue el mensaje, en 2015, del que era en aquel momento el consejero de Salud de la Generalitat de Catalunya, Boi Ruiz. Anunció la puesta en marcha de la Prescripción Social, pero no ha sido hasta hace pocos meses que algunos centros de atención primaria (CAP) lo han empezado a practicar.  

 

The King’s Fund, una entidad inglesa dedicada a mejorar la salud, explica en su web que la Prescripción Social "es una herramienta que permite que los médicos y las médicas de familia, el personal de enfermería y otros profesionales de atención primaria remitan a las personas a una serie de recursos locales no clínicos, teniendo en cuenta que la salud está determinada principalmente por factores sociales, económicos y ambientales". Los programas de Prescripción Social en Catalunya se basan en la evidencia que la participación regular en actividades comunitarias ayuda las personas con malestar emocional y trastornos de salud mental a desarrollar recursos sociales y psicológicos, reducir el consumo de psicofármacos y mantener un estilo de vida saludable.

 

No es de extrañar que la puesta en marcha se haya alargado en el tiempo, puesto que "requiere ir implementando diferentes fases", nos explica Trinidad Salvador, enfermera y referente comunitaria en Prescripción Social de mayores de 65 años del CAP de Poblenou. "Primero se tiene que realizar el mapeo de los recursos comunitarios del barrio donde poder derivar y, después, la formación a personal médico y de enfermería en detección del malestar emocional a la consulta y la derivación de las personas a los recursos", indica.

 

"Cuando una profesional en consulta detecta que puede tener una paciente con malestar emocional, le pasa el test de bienestar emocional y el test de apoyo social" Trinidad Salvador

 

Detectar y gestionar el malestar emocional en el CAP
Salvador fue la encargada de formarse en detección de malestar emocional del CAP del Poblenou, con la idea de formar ella después el resto de personal del centro médico que atiende en consulta. "Lo que hacemos es que, cuando una profesional a consulta detecta que puede tener una paciente con malestar emocional, le pasa el Test de Bienestar Emocional y el Test de Apoyo Social, donde te hacen preguntes tipo: “¿te sientes útil?”, “¿tienes energía para hacer cosas?”, o “¿afrontas bien los problemas?”, entre otros". Según los resultados, pueden valorar el nivel de bienestar emocional de la persona y si necesita Prescripción Social o no. En el caso de ser una persona que se deriva en el programa de Prescripción Social, "se le pasa el test antes y después de realizar la actividad comunitaria".

 

Todo ello es un cambio importante en la práctica de la atención primaria, que lo que busca a largo plazo es reducir el consumo de psicofármacos y las derivaciones en centros de salud mental, realizando una primera acción de prevención e intervención, para evitar la cronificación.

 

El CAP del Poblenou ha puesto en marcha la Prescripción Social desde finales del 2017, y se ha organizado bajo dos líneas de actuación, dice Anna Ustrell, adjunta a la Dirección de la EAP Poblenou y responsable del programa. "El personal médico y enfermero, si detecta una paciente en consulta con malestar emocional, según las características, la derivarán a la trabajadora social o a la referente comunitaria. La trabajadora social se encarga de las personas en edad laboral si tienen malestar emocional relacionado con el paro, y les busca una salida de itinerario de inserción laboral en diferentes entidades del barrio". Por otro lado, explica Ustrell, "tenemos las personas mayores de 65 años con malestar emocional relacionado con la soledad y el aislamiento. En este caso es la referente comunitaria quién busca los recursos sociales del barrio donde derivarlas".

 

Encontrar los recursos comunitarios adecuados
Una de las dificultades que hasta ahora tenían los CAP en Barcelona era la de encontrar recursos comunitarios donde derivar las pacientes, un aspecto que puede quedar resuelto con el Mapa de Activos que ha realizado el Ayuntamiento de Barcelona. "El Mapa de Activos es un apoyo web abierto al público, que hemos creado en el Ayuntamiento de Barcelona, donde todas las entidades pueden colgar sus recursos sociales y comunitarios. Aquí no encontrarás centros de salud mental porque sólo hay activos de carácter comunitario", explica Pilar Solanes, la directora del Programa de Salud del Ayuntamiento de Barcelona.

 

Han llegado a un acuerdo con el Consorcio Sanitario de Barcelona, y ahora el Mapa de Activos se puede consultar desde la historia clínica de cada paciente. "El personal médico, cuando abre la historia clínica, puede ver los activos comunitarios disponibles en su área y buscar el activo que necesita la persona según sus características, y hacer así la Prescripción Social", dice Solanes. El Mapa te permite buscar por Territorio (Distrito, Barrio y Área Básica de Salud), Ámbito de Actuación (temas y objetivos), Características de la Población (Género, Grupo de Edad y Población Diana) y Tipología de Acción (Tipo de Recursos y Aficiones).

 

prescripcio2

 

Actualmente, el Mapa de Activos cuenta con un total de 1.650 activos registrados. Aunque es también un recurso muy nuevo y que nació hace cinco años con otro objetivo que no era la Prescripción Social, "cuando paralelamente la Generalitat de Catalunya empezó a hablar de Prescripción Social, como ya habíamos empezado a trabajar con la Atención Primaria, nos dijeron que el mapa los iría bien para esto, y retrabajamos el Mapa desde la orientación de la Prescripción Social, hasta conseguir el que tenemos ahora", dice Solanes.

 

Joan Lluís Ferrer, técnico del Departamento de Salud del Ayuntamiento de Barcelona, es una de las personas que tienen contacto directo con los CAP y les presentan el Mapa de Activos: "Cuando hemos ido a los CAP, lo que nos han transmitido es que intentaban trabajar la inserción comunitaria pero los faltaba una herramienta y no sabían cómo solucionar la Prescripción Social, porque no sabían qué pasaba en su área fuera del centro médico".

 

Ahora, con el Mapa de Activos, saber qué pasa fuera del centro médico, a nivel de recursos comunitarios, puede ser algo más fácil. El distrito de Sants-Montjuïc de Barcelona, de momento, es el que cuenta con más activos registrados, con un total de 342, en comparación con Ciutat Vella, que sólo tiene 222 activos registrados. El Mapa de Activos todavía es muy nuevo, y desde el área de Salud del Ayuntamiento de Barcelona están presentando el recurso en diferentes centros médicos de Barcelona y área metropolitana. De momento, el EAP de Sardenya y los CAP de Casernes, Carmel y Sant Andreu ya lo están utilizando.

 

Pastillas versus actividades comunitarias
Solanes ve muchas ventajas en la Prescripción Social y el Mapa de Activos, y cruz que puede ser una gran herramienta para los CAP. "Si yo voy al CAP porque no puedo dormir por las noches, en el CAP me tendrán que preguntar por qué me pasa esto. El resultado puede ser que me den sólo una pastilla para dormir o que trabajen conmigo como vincularme en la comunidad para mejorar mi bienestar emocional. Si quién me está orientando sobre un recurso comunitario es mi médico o mi médica, que para mí es una persona de referencia, esto tiene incidencia sobre la desmedicalización y sobre la salud mental".

 

"Con el mapa de activos, el personal médico, cuando abre la historia clínica, puede ver los activos comunitarios de su área y hacer así prescripción social" Pilar Solanes

 

Por su parte, Trinidad Salvador cree que en el CAP del Poblenou todavía están en una fase muy inicial porque las personas que reciben una Prescripción Social la prefieren por encima de los medicamentos. "A las personas les cuesta ir a los recursos sociales a los cuales las derivas, aunque las llamamos para recordarles la cita y las acompañamos. Hay que hacer un cambio de actitud, y ahora los parece más fácil la pastilla que no cambiar los hábitos de vida. Tenemos mucho trabajo de ahora en adelante, y los resultados llegarán a largo plazo".

 

Beneficios para las entidades del Tercer Sector
Una de las otras caras de la moneda de la Prescripción Social es el beneficio que  pueden sacar las entidades del Tercer Sector para conseguir que sus servicios lleguen a personas a las cuales hasta ahora les costaba mucho llegar, porque su interacción con los recursos comunitarios no pasaba del CAP.

 

Este es el caso de los servicios Itínere de inserción laboral de Fundació Joia. Jordi Formiguera, el gestor transversal de la inserción laboral en esta entidad, explica que es muy importante que las personas profesionales del CAP que realizan Prescripción Social conozcan estos tipos de recursos de cerca, porque "muchas veces se piensan que servicios como Itínere o Itínere Jóvenes sólo son para casos graves, y lo que hacemos es facilitar el acompañamiento en la investigación de trabajo a personas con malestar psicológico. Por eso creemos que es importante poder hacer una presentación de estos servicios a los CAP, para que puedan entender mejor la diversidad de recursos que ofrecemos".

 

Marian Alzamora, gestora transversal de los servicios de rehabilitación comunitaria, también de Fundació Joia, explica que la mayoría de personas con un diagnóstico de salud mental se visitan a los recursos especializados, "normalmente a los centros de salud mental de su área básica de salud", aunque "también encontramos un volumen importante de personas que conviven con un diagnóstico de salud mental que, por el hecho de ser menos grave, se hace el seguimiento desde la atención primaria, con el médico o la médica de cabecera, y con el apoyo del equipo psiquiátrico". Es en este perfil de personas donde Alzamora cree que se tiene que presentar la Prescripción Social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail