Nueva herramienta para afrontar los casos de salud mental de alta complejidad

reporcomplexitatEl pasado mas de noviembre la Generalitat de Catalunya aprobó la creación del Programa de abordaje intensivo e integral de casos de salud mental de alta complejidad. Se calcula que, solo en Catalunya, un mínimo de 1.500 personas forman parte de este grupo. ¿Qué son los casos de salud mental de alta complejidad y qué supondrá para ellas la creación de este programa?

Escrito por: Meritxell Vilanova

Los casos de salud mental de alta complejidad son aquellos en los cuales "no solo hablamos de trastorno de salud mental, sino también de trastornos de conducta, cosa que hace que sea muy difícil vincularlos a la sociedad. Son de elevada complejidad no solo a nivel clínico, sino también social", explica Magda Casamitjana, directora del Programa de abordaje intensivo e integral de casos de salud mental de alta complejidad de la Generalitat de Catalunya. La principal problemática, indica, es que hay "una incapacidad de la persona de reconocer que tiene estos trastornos y de entender que se tiene que tomar la medicación". ¿De cuántas personas hablamos con estas características? Casamitjana afirma que un mínimo de 1.500 en todo Catalunya "de las que tienen “familias amorosas”, es decir, familias que se preocupan por ellas y que, por lo tanto, quieren ayudar y colaborar. Estas personas las tenemos controladas porque han ido a los CSMA o al CSMIJ, a los hospitales públicos o a las cárceles: el resto se nos escapan, y estamos trabajando para identificarlas".

 

"Son casos de elevada complejidad no solo a nivel clínico, sino también social", Magda Casamitjana

 

A menudo estas personas se convierten en el que la directora del Programa denomina "pacientes de puertas giratorias": muchas se van de casa y viven en la calle, donde consumen drogas. Entran y salen de urgencias constantemente, pero, como no tienen conciencia de su trastorno, no quedan ingresadas y vuelven a la calle. También hay casos en los cuales empiezan a delinquir e inician un círculo de entradas y salidas de la prisión.

 

La tarea de las entidades, vital
AFATRAC (Associació de Familiars d’Afectats per Trastorns de Conducta) y ASFATAC (Associació de Familiars d’Adolescents amb Trastorn Alimentari o de Conducta) son dos de las asociaciones de familias que conviven con esta problemática. La presidenta de ASFATAC, Sílvia Otín, explica que "cada vez hay una incidencia más elevada en chicos y chicas cada vez más jóvenes que caen en un trastorno de conducta: no pasan por una adolescencia normal, hay un proceso en que se rompen y hay un desjuste en la persona y su entorno". Esto se suma al consumo de alcohol o cannabis o las adicciones a sustancias, al juego o a los móviles. En AFATRAC detectan diagnósticos como por ejemplo el Trastorno por Déficit de Atención, el Trastorno Límite de la Personalidad, el Trastorno Disocial y el Trastorno Negativista-Desafiante, entre otros, a pesar de que, como afirma su presidenta, Montserrat Boix, "también tenemos personas sin ningún diagnóstico porque no han querido ir al médico, o porque muchas veces hay facultativos y facultativas que no identifican esto como un problema, sino como una adolescencia difícil". El Institut Català de la Acollida i la Adopció (ICAA) y la Agencia de Salud Pública han hecho un estudio que ha detectado que chicos y chicas con Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) también pueden ser "casos complejos a pesar de no tengan adicciones, porque requieren unos servicios y un acompañamiento que actualmente no tenemos", afirma Magda Casamitjana.

 

reporcomplexitat2

 

Los cambios de conducta que se detectan, según explica AFATRAC en su web, son el fracaso escolar, con conflictos a la escuela; una carencia de empatía para hacer amistades; un comportamiento impulsivo y desafiante, que también se presenta en forma de agresividad física y verbal contra la familia; una carencia de conciencia y responsabilidad a la hora de valorar las consecuencias de sus actos; y, en general, una no-consciencia de trastorno que hace que no se adhieran a un tratamiento y que tengan recaídas constantes. En ASFATAC, que trata con casos de adolescentes y jóvenes, a menudo detectan trastornos alimentarios asociados, pero insisten en el hecho que "una anorexia o una bulimia es un síntoma, igual que lo es una adicción o una dependencia emocional. La base es la misma: una rotura emocional. Vemos la punta del iceberg, pero debajo hay mucho más", afirma Sílvia Otín.

 

Tanto AFATRAC como ASFATAC coinciden en considerar que estas personas no encuentran un lugar dentro del sistema. "La red de recursos en salud mental en Catalunya es muy grande, pero nuestros hijos y nuestras hijas pasan por los agujeritos de esta red porque no cumplen los criterios y los perfiles que les piden para acceder a los recursos", afirma Montserrat Boix. Lo ejemplifica con las condiciones de acceso a los pisos tutelados: "Para acceder no tienen que tener trastornos de conducta ni consumir sustancias, pero, como tienen trastornos y a menudo consumen, no tienen acceso a los pisos tutelados y acaban en la calle. Creemos que una persona así no tiene por qué estar en la calle".

 

"La red de recursos en salud mental en Catalunya es muy grande, pero nuestros hijos y nuestras hijas pasan por los agujeritos de esta red porque no cumplen los criterios y los perfiles que les piden", Montserrat Boix

 

"Es una emergencia social y sanitaria", afirma Sílvia Otín, que considera que hay que contar con herramientas y protocolos bien hechos, y trabajar la vertiente educativa. Su hijo tiene un trastorno de conducta y se ha fugado siete veces del centro donde estaba ingresado. A menudo se difunde a través de medios y redes sociales la desaparición de un o una menor, pero considera que, en estos casos, hacerlo "es un riesgo para estas jóvenes: cuando se escapan no vuelven a casa, sino que van a lugares peores, y fuera hay muchos depredadores". La preocupa que, en estos casos, comunicar la desaparición por estos medios les pone en peligro.

 

Perspectivas de futuro
Con la reciente creación del Programa de abordaje intensivo e integral se abren nuevos caminos para trabajar con estos casos. La directora, Magda Casamitjana, explica que actualmente tienen dos objetivos: el primero es "ver exactamente de qué estamos hablando, qué se está haciendo en el resto de España o en el resto del mundo y si hay alguna buena práctica que se esté haciendo", y un segundo objetivo, que destaca: "el plan de choque: no solo hacer prevención, sino que tengan un recurso o una oportunidad como el resto de personas para reconducir su vida o ser ayudadas". Trabajan con Catsalut, familias, profesionales y entidades como ASFATAC y AFATRAC para tener constancia de los casos que hay y ver qué pueden hacer desde el Programa.

 

Desde AFATRAC valoran como "una gran ilusión que el Gobierno haya reconocido que existimos. Nos han escuchado, han creado un plan y creemos en él. Todo es muy nuevo y va en contra de lo que está establecido, pero necesitamos que se haga un agujero para estas personas que no quieren o no pueden acceder a un tratamiento". Una valoración que comparten en ASFATAC, donde consideran que con este programa "se pueden conseguir muchos éxitos. Tenemos esperanzas que con este proyecto podamos hacer más cosas y ordenemos lo que ya tenemos".

 

reporcomplexitat3

 

¿Cómo nace el programa de abordaje intensivo e integral de casos de salud mental de alta complejidad?
Unas cuantas madres llevaron sus casos personales al Parlamento, donde llegaron a Magda Casamitjana, que en aquel momento era diputada y se encargaba de la Comisión de Salud, la Comisión de Justicia y la Comisión de Infancia. "Estos casos muy penetrantes y muy difíciles de jóvenes adultos y adultas que no tienen conciencia de trastorno nos hicieron ver que había un problema. Hablamos con Salud, con Bienestar, con Justicia y Educación, y nos dijeron que ya los conocían", explica Casamitjana.

 

A partir de aquí, la consejera de Salud encomendó a Magda Casamitjana la creación del Programa de abordaje intensivo e integral de casos de salud mental de alta complejidad, que se puso en marcha el pasado mas de noviembre. Este programa cuenta con un grupo de colaboración entre los departamentos de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Justicia, Educación y Salud. "Lo que queremos es que no sea un tapa agujeros desde un solo departamento, sino un acompañamiento de vida para que cualquier persona que viva en una sociedad democrática tenga la posibilidad y la dignidad de vivir con los servicios públicos a su lado", declara Magda Casamitjana.

 

"Es una emergencia social y sanitaria", Sílvia Otín

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail