La complejidad de respetar la planificación anticipada en salud mental

decisions1Anticiparse a cómo quieres que te traten cuando te encuentras en una situación médica, donde tu capacidad de decisión ha menguado considerablemente, es posible mediante herramientas específicas orientadas a expresar estas preferencias. Cuando la anticipación la quiere hacer una persona afectada por un trastorno de salud mental, el proceso se vuelve mucho más complejo, y no siempre se garantizan sus derechos. Por eso, son varias las entidades que trabajan para garantizar una implementación de forma ética y respetuosa.

Escrito por: Gisela Giralt

El año 2000, el Parlament de Catalunya reguló la posibilidad de elaborar lo que se conoce con el nombre de "testamento vital" o "testamento biológico". Estos tipos de documentos se dirigen también a personas con trastornos de salud mental y discapacidad, tal como indica la Ley Básica Reguladora de la Autonomía de el Paciente y la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad, aprobada el 2006 por las Naciones Unidas.

 

Son documentos que van dirigidos al equipo médico responsable que atiende una persona mayor de edad, y que expresa las instrucciones a tener en cuenta cuando se encuentre en una situación en que las circunstancias no le permitan expresar su voluntad. Para regular estas voluntades hay dos guías: el Documento de Voluntades Anticipadas (DVA) y la Planificación de Decisiones Anticipadas (PDA). Ambas herramientas implican una vinculación legal del equipo médico, que por lo tanto está obligado a seguir aquello que pide la paciente, dentro de unos límites establecidos.

 

"En el caso de las personas con trastornos de salud mental son situaciones más complejas que son difíciles de regular", Mª Àngels Porxas

 

Mª Àngels Porxas, jurista investigadora de la Universitat de Girona, explica que la PDA es el documento más utilizado hasta ahora. Según indica, "se trata de un tipo de contrato social entre la profesional y la usuaria o paciente. Esta opción implica un proceso en el cual las dos se sientan durante unas cuantas sesiones y van pactando cómo le gustaría a la persona ser tratada". Así pues, mientras que el DVA requiere establecer claramente en qué situaciones se tendría que proceder de una cierta manera, la PDA ofrece la posibilidad que la profesional conozca la trayectoria de la otra persona y pueda actuar a favor de su bienestar, basándose en acuerdos previos.

 

Las decisiones anticipadas en salud mental
Porxas explica que, en el caso del Documento de voluntades anticipadas, es una herramienta que "inicialmente estaba pensada para regular situaciones al final de la vida. Sobre todo, para las personas que sufrían dolencias crónicas o que querían prevenir si nunca tenían un accidente y se quedaban en un estado donde no podían decidir. Realmente, prevé unos supuestos muy amplios. En el caso de las personas con trastornos de salud mental son situaciones más complejas que son difíciles de regular", añade.

decisions2

 

"Nos encontramos en un contexto en el cual nosotros continuamos siendo un colectivo “asterisco”: tenemos derechos excepto debajo determinadas circunstancias", Hernán María Sampietro

 

La desinformación y el desconocimiento general de estas dos herramientas aplicadas al colectivo de salud mental llevó el Comité de Bioética de Catalunya a publicar el 2017 un documento divulgativo para definir el funcionamiento y los usos de la PDA o el DVA para este colectivo, y presentar los posibles dilemas éticos que pueden surgir. También, la Federació Veus y Obertament, dedicadas a velar por la mejora de la calidad de vida de las personas con trastornos de salud mental, y Salut Mental Catalunya, han elaborado la Guía de Derechos en Salud Mental. En este caso, pone de manifiesto que, si bien es verdad que a veces un trastorno de salud mental afecta la capacidad de la persona que lo sufre para tomar decisiones, esta situación no constituye la norma, sino la excepción. "Las personas usuarias de salud mental pueden tomar decisiones relevantes para su vida la mayor parte del tiempo y nunca pierden la capacidad de forma permanente y absoluta para hacerlo", indica.

 

Hernán María Sampietro, participante en la elaboración de la Guía de Derechos en Salud Mental, dice que el marco legal español requiere cambios imprescindibles que se ajusten a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidades. "La idea de plantear un DVA o un PDA está muy bien, pero en la práctica no se acaban cumpliendo. La verdad es que nos encontramos en un contexto en el cual nosotros continuamos siendo un colectivo “asterisco”, que tenemos derechos excepto debajo determinadas circunstancias. Unas circunstancias que después, en la práctica, acostumbran a ser generalizadas."

 

Esto se ve reflejado en lo que Sampietro denomina "cláusulas asterisco". "Según la ley, una persona profesional tendría que validar que en el momento de hacer uso de alguna de estas herramientas tú estabas en condiciones de hacerlo de manera razonada y responsable. Por lo tanto, otra persona todavía podría invalidar tus decisiones anticipadas." Así pues, se tendría que hacer en primer lugar un trabajo de base para modificar la legislatura española de forma que garantizara los derechos de las personas con discapacidades y trastornos de salud mental en su totalidad.

 

"Muchas veces se ha intentado desacreditar todo aquello que tiene que ver con las preferencias de las personas usuarias", Francisco José Eiroa-Orosa

 

Francisco José Eiroa-Orosa, investigador Marie Skłodowska-Curie en las universidades de Yale y Barcelona, es coautor de la Guía de los Derechos en Salud Mental, y explica que "muchas veces se ha intentado desacreditar todo aquello que tiene que ver con las preferencias de las personas usuarias, diciendo de manera más o menos explícita que no entienden qué es un tratamiento. Buena parte de las pacientes, en términos generales, no entienden los procesos clinicoasistenciales porque la información es muy críptica y complicada de entender, de forma que no es nada fácil que la persona tome decisiones". La Guía, añade Eiroa-Orosa, recomienda el uso de la Planificación de decisiones anticipadas ante la previsión de ver disminuida la capacidad propia para decidir.

 

¿Qué diferencias hay entre la DVA y la PDA?

decisions3Tabla realizada a partir de la información proporcionada por la asesora jurista Mª Àngels Porxas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail