La fiscalidad justa, clave para conseguir la igualdad social

reporfiscalitatLas desigualdades entre las personas más ricas y las más pobres, tanto a nivel estatal como global, se siguen acentuando. De hecho, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España es el cuarto país europeo con más desigualdades. ¿Podría una fiscalidad más justa ayudar a reducir esta brecha y beneficiar los colectivos más vulnerables?

Escrito por: Meritxell Vilanova

 

Los ciudadanos y las ciudadanas que trabajan ven como, en la nómina, una parte del sueldo se les descuenta en concepto de impuestos. Esta es una de las formas que tiene el Estado para recaudar dinero que se utilizarán después para proveernos de servicios, y es lo que denominamos fiscalidad. "Esta manera que tiene el Estado de recaudar dinero se puede hacer de manera más o menos justa", afirma Xavier Casanovas, presidente de la Plataforma per una Fiscalitat Justa, desde la que reclaman una reforma del sistema fiscal actual para hacerlo más justo.

 

Xavier Casanovas explica que el sistema fiscal tendría que cumplir con dos criterios fundamentales: el de progresividad y el de equidad. Sobre el criterio de equidad, afirma Casanovas, hay de haber "igualdad de renta, de riqueza. Si dos personas tienen la misma riqueza o reciben la misma renta, se las tiene que tratar igual, tienen que contribuir del mismo modo". Sobre el de progresividad, explica que "cuanta más renta se tiene hay que contribuir más, no solo porque se tenga más, sino porque proporcionalmente se contribuirá más". Unos criterios con los cuales Carlos Susías, presidente del European Anti Poverty Network (EAPN) España y EAPN Europa, coincide, a pesar de que añade otro: hace falta que el sistema fiscal "sea suficiente para mantener el estado del bienestar del cual nos queremos dotar". De hecho, estos criterios quedan recogidos en el artículo 31 de la Constitución española, y por lo tanto "tendrían que formar parte de nuestro sistema fiscal y de impuestos", explica Casanovas, que a pesar de ello considera que "el sistema fiscal español tiene una serie de inequidades y de regresividades, por eso nosotros reclamamos que los impuestos y el sistema fiscal sea justo".

 

"El sistema fiscal español tiene una serie de inequidades y de regresividades", Xavier Casanovas

 

Los colectivos en riesgo
Según datos del Eurostat, el 2018 había 9,9 millones de personas en España que vivían por debajo del umbral de la pobreza. Por lo tanto, un sistema fiscal que no sea justo afecta "sobre todo las personas más vulnerables, las que necesitan el apoyo del estado y los servicios que este provee: la educación, la sanidad, la asistencia o los servicios sociales", explica Xavier Casanovas. Tanto desde la Plataforma por una Fiscalidad Justa como desde EAPN afirman que la recaudación fiscal española es "insuficiente". Mientras que en Europa la presión fiscal (el porcentaje de ingresos que pagamos en impuestos) sobre el PIB es del 42% de media, en España es del 35%. Carlos Susías destaca que "estamos unos cuantos puntos por debajo de la Unión Europea en cuanto a recaudación fiscal, y también unos cuantos puntos por debajo en inversión social. Si queremos asemejarnos en los países de nuestro entorno, nos  tenemos que asemejar en todo".

 

Los grupos de población con rentas más bajas se ven especialmente penalizados por el sistema de recaudación de impuestos indirectos como por ejemplo el IVA, puesto que este tipo de impuesto no hace diferencias en función de los ingresos de cada persona: independientemente de su capacidad económica, pagarán el mismo porcentaje sobre el precio del producto. Esto significa un impacto muy grande sobre "las personas con menos ingresos, que tienen que dedicar su renta al consumo", afirma el presidente de la Plataforma por una Fiscalidad Justa, poniendo énfasis en la importancia de aplicar un sistema fiscal progresivo.

 reporfiscalitat 2

Modificaciones necesaries para conseguir un modelo justo
Tanto la Plataforma como EAPN coinciden en afirmar que se penalizan más las rentas del trabajo que las rentas del capital. Las rentas del trabajo se basan en impuestos que se pagan a través de la nómina laboral, que en los tramos más altos pueden llegar a el 45%. En el caso de el IRPF, desde EAPN afirman que, "cuando se hacen medidas de rebaja fiscal en IRPF, al final solo llegan a las personas que cotizan menos, pero a aquellas personas que no tienen la obligación de hacer la declaración de la renta no les llega, y posiblemente son las que más lo necesitan", explica. Las rentas del capital, por otro lado, son los impuestos que surgen a partir de los beneficios extraídos de inversiones financieras o de propiedades. En este caso, en cambio, los tipos impositivos máximos son del 23%. Susías añade que "en el sistema fiscal actual penalizamos más las rentas del trabajo que las rentas del capital, y esto significa que las grandes corporaciones están dejando de contribuir con un dinero que tendría que estar llegando al común de la ciudadanía".

 

Para avanzar hacia una fiscalidad más justa hay que tener en cuenta no solo la responsabilidad de la clase política, sino también de la ciudadanía, explican las organizaciones que buscan esta reforma en el sistema fiscal. En primer lugar, afirman, hay que luchar contra el fraude, la evasión y la elusión fiscal. Carlos Susías afirma que también es muy importante, "y muy social, no solo contratar más médicos, trabajadores y trabajadoras sociales y profesorado, sino también más inspectores y inspectoras de hacienda e inspectores y inspectoras de trabajo para, en primer lugar, hacer aflorar la economía sumergida, que se calcula que en todo el Estado puede llegar a ser de el 25%" y que, según cálculos del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), comporta que cada año se dejen de ingresar 14.000 millones de euros destinados a financiar políticas sociales. Esta lucha no tiene que recaer solo en manos de la clase política, sino que coinciden que tiene que haber una corresponsabilidad con la ciudadanía y que esta entienda la importancia de los impuestos.

 

"Las grandes corporaciones están dejando de contribuir con un dinero que tendría que estar llegando al común de la ciudadanía", Carlos Susías

 

Uno de los peligros, afirma Xavier Casanovas, es que "son términos muy técnicos, y muchas veces las complejidades técnicas generan mucha distancia por parte de la ciudadanía y hacen que no nos sintamos suficientemente capaces de tener un criterio propio respecto de esta cuestión. Nos hace falta conocer mucho mejor cómo se financian servicios tan básicos como son la sanidad y la educación para poder exigir en la clase política las reformas fiscales que hay que hacer teniendo criterio". Una vez la sociedad se apodere en este ámbito y tenga conocimiento será más fácil tratar los "elementos de carácter ético y moral en cuanto a el compromiso de la ciudadanía con la fiscalidad: esto sirve por el bien común, tenemos que censurar y no caer en prácticas fiscales no solo ilegales sino también alegales que permitan eludir el pago de impuestos. El comportamiento individual de cada cual de nosotros cuenta", añade Carlos Susías.

 

Desde la Plataforma por una Fiscalidad Justa afirman que "una mejor recaudación de impuestos mejoraría la economía española y haría que el Estado saliera de esta dinámica constante de déficit y tuviera más recursos para invertir en cuestiones clave y básicas, como la ley de dependencia. Una fiscalidad justa nos beneficia a todos y todas", puesto que permitiría disponer de recursos para invertir en políticas sociales.

 

La reducción de les desigualdades, uno dels objetivos de desarrollo sostenible
Las Naciones Unidas impulsaron el 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una serie de 17 puntos que sirven como guía de trabajo porque los países trabajen conjuntamente para eliminar la pobreza, proteger el planeta y conseguir que todo el mundo disfrute de paz y prosperidad. El objetivo número 10, "Reducción de las desigualdades", es detrás del cual se alinean organizaciones como EAPN y la Plataforma de la Fiscalidad Justa.

 

Ambas organizaciones hacen una importante tarea de sensibilización ciudadana porque la sociedad entienda como funciona el sistema fiscal actual y pueda extraer sus propias conclusiones sobre las mejoras que habría que aplicar, aquello que Carlos Susías, presidente de EAPN España y EAPN Europa, denomina "conciencia fiscal". Así mismo, se encargan de incidir sobre la clase política para hacerle llegar demandas y nuevas propuestas, como por ejemplo impuestos a las tasaciones financieras, regulación a la nueva economía digital y nuevos impuestos ambientales, que desincentiven prácticas contaminantes y que ayuden a reducir el impacto sobre el medio ambiente.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail