¿Cómo ha afectado la Covid-19 a las personas con trastorno de salud mental?

repor confinamentSegún un estudio vinculado a la Universitat Oberta de Catalunya, la salud mental del 46% de las personas españolas está en peligro a raíz de la Covid-19, y 6 de cada 10 se sintieron deprimidas durante el confinamiento. La crisis sanitaria y la económica que se deriva ha puesto en riesgo la salud mental de la sociedad y, en particular, la de aquellas personas que ya tenían un diagnóstico de salud mental.

Escrito por: Meritxell Vilanova

 

"La situación de confinamiento ha llevado mucha ansiedad e incertidumbre a mucha gente, también en la población general", afirma Jordi Blanch, director ejecutivo del Plan Director de Salud Mental y Adicciones, que explica que durante este periodo se atendieron consultas relacionadas con la ansiedad, problemas de insomnio, irritabilidad y consultas sobre medidas de prevención. "Ahora empiezan a llegar situaciones de luto y de estrés postraumático", añade.

 

Sobre las personas que previamente ya tenían una problemática de salud mental, explica la responsable del Consejo de Inserción Laboral de Fòrum Salut Mental, Inmaculada Pinar, "el aislamiento social, los miedos, la incertidumbre a nivel social y económico, los lutos no resueltos por la pérdida de personas queridas o del trabajo, las alteraciones de las relaciones sociales, la pérdida de hábitos saludables y la disminución de la adherencia al tratamiento farmacológico hacen que las personas con trastorno de salud mental estén en una situación de gran vulnerabilidad".

 

"La dificultad ha sido en el momento de desconfinar: hay pacientes que han tenido un aumento de crisis de ansiedad", Paloma Lago

 

Cambios en la atención psicológica durante el confinamiento
¿Cómo se ha realizado la atención a las personas que lo han necesitado durante el periodo de confinamiento, si no se podía hacer presencial? Según Jordi Blanch, "la línea de infanto-juvenil ha hecho atención telemática en más de un 90%, y los centros de salud mental y los centros de atención y seguimiento (CAS) han hecho atención telefónica y telemática en un 70%". En el Centre d'Higiene Mental de Nou Barris, explica su presidenta Paloma Lago, se pusieron cuatro objetivos: continuar la asistencia de las personas usuarias, tanto presencial como no presencial; disminuir la lista de espera para las nuevas demandas; ser presentes y proactivas en la comunidad; y proteger las personas profesionales. "Había un compromiso para disminuir las derivaciones a hospitales, porque hubo un momento en que el hospital de agudos de nuestra zona, que es San Rafael, tenía que asumir las hospitalizaciones de toda la zona de Barcelona Norte y Centro", explica Lago.

 

Durante el periodo de confinamiento "hubo poca consulta, no solamente porque se aconsejaba no salir de casa, sino también porque la gente tenía miedo de ir a urgencias. A poco a poco, con el  desconfinamiento, han ido goteando casos de personas a urgencias y también han llegado de más graves, y a menudo ha habido que hacer ingresos", explica Jordi Blanch. En el Centre d'Higiene Mental de Nou Barris se observa también esta situación: "La dificultad ha sido en el momento de desconfinar: hay pacientes que han tenido un aumento de crisis de ansiedad; ahora tenemos dificultades para ayudarlas a salir", afirma Paloma Lago.

 

"La crisis sanitaria muta en crisis social y el impacto laboral lo hemos visto a muy corto plazo", Francesc Iglesies

 

Los Centros de Atención Primaria y los hospitales han estado en primera línea afrontando la pandemia, y también lo han estado las entidades de salud mental, que se han tenido que adaptar a la situación: "Lo hemos hecho con pocos recursos pero con mucha imaginación y, sobre todo, capacidad de adaptación y entrega. Hemos trabajado siete días a la semana, sin horarios y muchas veces asumiendo tareas que van mucho más allá de nuestro papel como profesionales de la salud mental, pero lo hemos hecho para ayudar a sobrevivir a las personas que atendemos, por humanidad, y pensando en poder ayudar a no saturar todavía más otros recursos sociales y sanitarios", dice Inmaculada Pinar.

 

Perder el lugar de trabajo, crítico para la salud mental
"La crisis sanitaria muta en crisis social y el impacto laboral lo hemos visto a muy corto plazo", explica el secretario de Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Catalunya, Francesc Iglesies, que afirma que "a mediados de mayo presentamos un plan de políticas activas de ocupación para personas con discapacidad y personas con trastorno de salud mental, generando un paquete de 74,6 millones de euros destinados a la integración laboral de estos colectivos". A nivel de Catalunya se han llegado a ver afectadas por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) 725.809 personas, de las cuales 5.453 eran trabajadoras de Centros Especiales de Trabajo: 94 CET de un total de 204 han presentado ERTE. Iglesies afirma que "nos hace falta una reflexión más a fondo conjuntamente con el sector para ver cómo hacer para que los modelos de CET sean menos permeables a la volatilidad de los mercados privados y podamos hacer un modelo de CET en que su viabilidad económica sea importante".

repor confinament 1

"Algunos CET que tenían actividad en sectores que han sido considerados esenciales han mantenido e incrementado la actividad en medio de una pandemia nunca vista y en unas condiciones muy complejas", afirma Inmaculada Pinar, responsable del Consejo de Inserción Laboral de Fòrum Salut Mental, que añade que "las personas con discapacidad por trastorno de salud mental han mostrado el mismo nivel de compromiso y productividad que cualquier otra. No hay ningún mensaje más definitivo en contra del estigma".

 

Perspectivas de futuro
Desde el Plan Director de Salud Mental y Adicciones ponen una atención especial a los "colectivos que tienen más dificultades de accesibilidad, los que son más vulnerables por la pérdida de su funcionamiento y los que no tienen un apoyo familiar suficiente. Aquí tenemos personas con trastornos de salud mental, menores tuteladas y personas con drogodependencias", explica Jordi Blanch. Desde el Plan Director se está trabajando para ver si hay que "reforzar la atención comunitaria, la psicología clínica y la enfermería en salud mental para dar mejor respuesta si hubiera un incremento de la demanda". Una situación que desde el Centre d'Higiene Mental de Nou Barris empiezan a observar, puesto que están volviendo a un nivel de solicitudes previo a la pandemia. Su presidenta, Paloma Lago, afirma que "las áreas de Nou Barris y Barcelona Norte, en comparación con las zonas más ricas de Barcelona, estamos peor dotadas", a pesar de que se ha observado que los distritos con nivel socioeconómico más bajo no solo se han visto más afectados por la Covid-19, sino que tradicionalmente tienen más incidencia en cuanto a problemática de salud mental.

 

"El trabajo es un elemento clave para aumentar las posibilidades de recuperación y la calidad de vida de las personas con discapacidad", Inmaculada Pinar

 

"El trabajo es un elemento clave para aumentar las posibilidades de recuperación y la calidad de vida de las personas con discapacidad", afirma Inmaculada Pinar, con quien Francesc Iglesies coincide: "El trabajo es uno de los principales ámbitos de recuperación de las personas. Si se tercia, tenemos que plantear un modelo propio de inserción laboral en salud mental". Las personas con problemática de salud mental, en los próximos meses, "se encontrarán con las barreras tradicionales: estigma por prejuicios injustos y falsos, desconocimiento de sus capacidades y dificultades para tener oportunidades de inserción, pero en un contexto de paro elevado", concluye Pinar.

repor confinament 3

Riesgo para la salud mental del personal sanitario
El personal sanitario, que ha estado en primera línea en la lucha contra la Covid-19, ha sufrido muy directamente la presión y el estrés derivados de la crisis sanitaria. Por eso desde el Departamento de Salud y desde varias organizaciones privadas como por ejemplo Fundación La Caixa se pusieron en marcha durante el mes de abril varias plataformas para que recibieran apoyo emocional en caso de que fuera necesario. 

 

De todos modos, afirma el director ejecutivo de el Plan Director de Salud Mental y Adicciones Jordi Blanch, "a pesar de que nos consta que las profesionales están sufriendo, no hacen mucha demanda de atención psicológica". Blanch dice que hay "cierto autoestigma" en este colectivo, "no quieren que se sepa que necesitan este tipo de ayuda". Por eso, desde el Plan Director de Salud Mental y Adicciones proponen que las personas profesionales sanitarias hagan uso de los recursos comunitarios que les correspondan por zona, en vez de acceder a los del propio centro de trabajo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comparte con nosotros

Fundación Joia

logo fundacio joia

Datos contacto

Joia Magazine
c/ Bac de Roda, 149
08018 Barcelona
T. 93 834 49 40
Para cualquier duda o sugerimiento: comunicacio@fundaciojoia.org

Aviso Legal y Política de Privacidad

Síguenos en las redes sociales

Suscribirse novedades

FILTRO ANTI-SPAM suma 3+1
Nombre
Mail